aceleración no voluntaria

Un Recuento de Las Fallas y Las Mentiras de Toyota en Las Últimas Décadas

En los últimos años, Toyota ha tenido reconocimientos tanto buenos como malos. En todo el mundo se han dado a conocer por las imperfecciones en sus vehículos. Con algunos modelos específicos se puede notar que aceleran mucho sin querer. Por un buen tiempo, Toyota fue una empresa insegura con decenas de quejas por fallas en sus vehículos que ocultaba al público. Decía que todos sus modelos se encontraban en perfectas condiciones y no era así.

Los clientes conocían las fallas y defectos de ciertos modelos. Hace poco se descubrió todo lo que a compañía ocultó por años; la sanción fue pagar una multa de aproximadamente 1.2 mil millones de dólares al Departamento de Justicia. También tuvieron que cubrir los gastos a una que otra víctima lastimada por culpa de sus productos en malas condiciones.

 

Primeros reportes de aceleración no voluntaria

En 1992 una persona perdió la vida en un accidente automovilístico. El vehículo Toyota aceleró repentinamente y lo sorprendente es que fue sin querer. El hermano del hombre que falleció iba con él en el vehículo. Declaró que, de la nada, el auto empezó a acelerar; trataron de detenerlo, pero los frenos no respondieron. Todo terminó en un accidente devastador.

 

Existen más casos como este:

En 2002 hubo muchos reclamos por fallas en los pedales de un modelo de la línea Toyota, el Camry 2002. Uno fue el de una mujer que falleció por la gravedad de sus lesiones cuando su Camry aceleró de la nada. Los modelos Camry que sacaron después parecían tener más problemas; aceleraban de forma no voluntaria. Estos defectos en los vehículos de Toyota, cobraban vidas día con día.

En 2003, el dueño de un Lexus LS 400 de 1996, insistió a la NHTSA que investigara ese modelo. Tenía defectos de fábrica, pero la petición del hombre fue ignorada por la administración; para analizar un modelo de vehículo se deben reportar accidentes o detalles continuos y constantes.

Meses después, la dueña de un Lexus ES300 2002, notificó que su vehículo tenía defectos y quería que lo analizaran. Se hizo el examen después de meses de insistencia, pero el caso se cerró porque no tenía pruebas para decir que el vehículo estaba defectuoso.

Solicitudes e indagaciones

Te damos una lista de solicitudes que se han hecho a la NHTSA para indagar a fondo la aceleración no voluntaria. Para cada solicitud que se le pueda presentar a la NHTSA, existen diferentes siglas que identifican qué investigación se pide. 

  •         DO o RP: Solicitud para quitar un producto del mercado.
  •         PE: Evaluación preliminar. Cuando los dueños de un vehículo, reportan posibles defectos en vehículo y la administración les da información.
  •         EA: Estudio de ingeniería. Si se demuestra que hay una falla, se hace un análisis más profundo para decidir si el producto sigue en el mercado.
  •         RQ: Consulta de recuperación. Aquí se dice si el vehículo se puede reparar.

Aunque los reportes por aceleración involuntaria eran constantes, no se encontraba el defecto y no se podía culpar a la compañía. Hasta 2007 se encontraron las pruebas necesarias. Por increíble que suene, la Nasa analizó los modelos de Toyota y encontró algunos errores en los pedales y alfombrillas.

Antiguos tapetes

Entre 2005 y 2006, se retiraron del mercado ciertos modelos de vehículos por parte de Toyota: Lexus RX330s 2004-2005, el RX400H 2006 y Toyota Highlander 2004-2006. Modelos que tenían alfombras que se atoraban en los pedales. Se quitaron cerca de 370,000 vehículos del mercado. Toyota fue la que notó esos problemas, la que se hizo 100% responsable y reparó las fallas.

Por los tapetes se retiraron varios modelos de la línea de Toyota, entre ellos: 10V-017, 10V-023, 11V-112, 11V-113 y 11V-115. Es impresionante ver la gran cantidad de modelos de vehículos se quitaron por los tapetes, la cifra aproximada es de 10 millones vehículos, retirados del mercado.

La causa principal

Toyota no se quiere quedar con una mala imagen ante el mundo y está haciendo lo que puede por reparar ese problema en sus vehículos. La empresa dijo que había reparado las fallas en sus productos, pero todo fue una farsa para vender vehículos. Poco después se vio que seguía habiendo incidentes con los tapetes. Los cambios habían sido mínimos, incluso algunos modelos tenían el mismo diseño de tapetes.

La verdad salió al mundo

Hace 10 años una especialista en traducción estudió todos los reportes y documentos de Toyota en los Estados Unidos. Al concluir sus análisis descubrió que Toyota nos había estado engañando, conocía cada uno de los defectos de sus vehículos y no hacía nada por repararlos o sacarlos del mercado.

 3 años después un líder de la compañía publicó en redes sociales que los vehículos de Toyota eran de excelente calidad. También dijo que los ingenieros de la empresa ya estaban analizando los vehículos que presentaban fallas para repararlos, pero que no encontraban ningún error.

 El mismo hombre sacó a la luz uno que otro documento donde Toyota quedaba como culpable. Entre ellos, uno donde se menciona que los problemas de los pedales no se podían resolver del todo. En otros documentos menciona que algunos modelos tenían fallos a la hora de probarlos, pero aun así salían al mercado.

Un estudio mal hecho por la NASA

Este estudio fue realizado para encontrar posibles fallas en los productos de Toyota. En el reporte del estudio se menciona que no se encontró el causante de la aceleración involuntaria en los vehículos Toyota. Después se pidió a los consumidores de Estados Unidos que confiaran nuevamente en Toyota y le dieran otra oportunidad. Decían que sus productos ya eran 100% confiables.

En ese reporte había algo sospechoso: no todos los científicos del grupo de la NASA lo firmaron. Decían que el examen fue extraño y, según las normas, no se hizo bien. A pesar de eso se realizó el estudio.

Para quitarse las dudas, nuevamente se realizó una investigación, ahora por el grupo Barr, una asociación especializada en estos temas. Al concluir, en 2013, dijeron que sí había errores en los modelos de Toyota que provocaban una aceleración no voluntaria. El encargado de la investigación menciona que hicieron todos los procedimientos para encontrar errores.

Honorarios y liquidaciones

En 2013 Toyota tuvo que desembolsar mucho dinero por culpa de sus productos defectuosos. Muchos con aceleración no voluntaria.

En abril de 2010, el DOT le reclamó a Toyota por encubrir fallas como las imperfecciones del pedal. Por lo que se tuvo que pagar 16.4 millones de dólares.

  1.   En ese mismo año, pagó más de 30 millones de dólares por no informar a la NHTSA de sus fallas.
  2.   Dos años después, desembolsó cerca de 25.5 millones de dólares a todos los accionistas que perdieron valor de sus acciones por culpa de los productos de Toyota.
  3.   A finales de 2012, tuvo que pagar una cantidad que sobrepasaba los17 millones de dólares por fallas de seguridad oportuna.

Entre otros casos.

El Sistema Único de Autodeterminación en la actualidad

La aceleración involuntaria ha sido un gran problema que, a pesar de los años y el avance tecnológico, nos sigue afectando. En 2014 se volvió a reportar un caso donde pedían que se analizara un modelo de la línea Toyota; pero, como decíamos, tienen que ocurrir muchos accidentes con el mismo modelo para que se tome en cuenta. La solicitud fue ignorada.

Con ayuda del avance en la tecnología y con la nueva información, se piensa que esto puede ser culpa de una falla en las partes electrónicas del vehículo; pero es un problema que aún no se resuelve del todo.

Si has tenido un problema así, podemos ayudarte. Somos los indicados para resolver cualquier problema legal porque contamos con profesionistas preparados. Somos tu mejor opción. Si quieres más información puedes comunicarte con nosotros. La primera consulta es gratis y resolveremos todas tus dudas.