Los Cinturones de Seguridad

Historia de los cinturones de seguridad en Estados Unidos

Los Cinturones de SeguridadLa evolución de los cinturones de seguridad es impresionante

Los cinturones de seguridad han pasado por un proceso largo para convertirse en lo que hoy conocemos y utilizamos. Estos dispositivos se han vuelto una defensa importantísima desde los años 50’s. Antes no se tomaban muy en serio; no fue sino hasta que el afamado actor James Dean murió en un accidente automovilístico que la gente empezó a darles la importancia que merecen. 

Después del accidente era claro que usar el cinturón de seguridad hubiera podido salvar la vida del actor

Este trágico evento inició una nueva era para los cinturones de seguridad, convirtiéndolo en la principal defensa de nuestros vehículos. 5 años después del accidente del actor, el fabricante de vehículos Volvo sacó cinturones de seguridad actualizados. Eran muy seguros en comparación con los anteriores y ayudaron a reducir el número de muertes por accidente automovilístico en su momento.

Los 60’s. nuevas Leyes

Hasta los años 60’s, Estados Unidos no tenía leyes que exigieran cinturones de seguridad en los automóviles. Hasta esa década, los fabricantes de vehículos te daban la opción de equipar tu auto nuevo con cinturones de seguridad. No estaban obligados a hacerlo.

Las hebillas de los cinturones de esta época tenían una lengüeta en un lado con un agujero. El problema era que se desprendía de la unión y se abría. Un empleado de General Motors, creó un broche mejorado que tenía un botón que lo liberaba. Un modelo aún popular en los aviones. Fisher creó el mismo modelo, pero mucho más pequeño. Actualmente ese modelo se ocupa en algunos vehículos, es ligero, duradero y barato.

Después de la pérdida de muchas vidas en accidentes de auto en carreteras, finalmente se tomaron cartas en el asunto en 1963. La fabricación y el uso de los cinturones de seguridad tuvieron sus primeras reglas. Todo estaba regulado: los materiales, las pruebas y los diseños. En 1966 la Ley Nacional de Tráfico y Seguridad de Vehículos Matizados se aprobó; en ella decía que el uso de cinturón de seguridad era obligatorio. Desde entonces, todos los vehículos han tenido que contar con esa protección

Los 70’s. El sistema de cinturón de hombro.

Los cinturones de seguridad evolucionaron mucho desde entonces. Cada año se probaban nuevos diseños para reducir las muertes y la gravedad de las lesiones en los accidentes de auto. A finales de los 60’s el cinturón de seguridad de regazo había sido perfeccionado. Los nuevos diseños pasaban también por el hombro y el pecho para distribuir la fuerza de los golpes. Así el impacto no sólo afectaba a una zona, sino que se repartía por todo el cuerpo.

A finales de los años 70’s el gobierno comenzó a exigir a los fabricantes de autos que sus productos incluyeran cinturones de seguridad con el nuevo sistema. Esto mejoró la seguridad de conductores y pasajeros en todo el país. Lo único negativo era que los nuevos sistemas eran más complicados de usar y solían tener defectos, principalmente en las hebillas.

 Los 80’s y 90’s. La bolsa de aire.

En la década de los 80’s Ford desarrolló un nuevo modelo de cinturón de seguridad con una hebilla renovada que liberaba la lengüeta con un botón. Además, se crearon las bolsas de aire con la idea de acompañar al cinturón de seguridad. Con estos sistemas trabajando juntos, la seguridad era mucho mayor en caso de tener un accidente automovilístico. Las bolsas de seguridad innovaron el mercado de vehículos. 

Iniciando los años 90’s las bolsas de seguridad mostraron su valor y actualmente son obligatorias en todos los automóviles. En cuanto a los cinturones de seguridad, varias marcas usaron en sus vehículos hebillas de liberación lateral con la particularidad de soltar la lengüeta. Se les llamó “liberación final” en los Estados Unidos.

Como todo producto, tiene ventajas y desventajas. Cuando funcionan bien, las bolsas de aire son muy eficaces… pero si fallan… pueden ser muy peligrosas. Una bolsa de aire que no funciona bien puede lastimar, dañar o quemar a las víctimas de un accidente automovilístico. Lo cierto es que las bolsas de aire han sido un producto muy útil que reduce las muertes y las lesiones. Al final, resultan un bien más que un mal.

 

Actualmente. La hebilla Evolution

Los cinturones de seguridad han recorrido mucho y tienen una gran historia; llena de cambios e innovaciones que han servido para su mejora hasta convertirse en una de las defensas que hoy en día tenemos a nuestro favor.

Los cinturones de seguridad Evolution, por ejemplo, son un nuevo tipo de dispositivo que se enlaza de los dos lados para quedar en forma de círculo. Se dice que son más fáciles de usar y más prácticos. 

La tecnología de hebillas obsoletas está afectando la seguridad

Los cinturones de seguridad han evolucionado mucho, pero ninguno es 100% seguro. Aún pueden verse defectos en modelos nuevos y antiguos. Aunque la seguridad en los vehículos ha sido muy importante para fabricantes y usuarios, los cinturones de seguridad han pasado a un segundo plano. Como si fuera un elemento secundario, algo sin relevancia. Pero no es así.

La cantidad de autos con fallas de cinturón de seguridad en Estados Unidos es impresionante. Debes poner mucha atención y cuidar que tu vehículo no tenga estos defectos. Los cinturones de seguridad han salvado las vidas de muchísimas personas.

Si has tenido un accidente automovilístico y el cinturón de seguridad ha fallado, no dudes en llamarnos. Es posible que el fabricante deba pagarte una compensación por los daños. Podemos ayudarte a resolver el problema. Somos los mejores en nuestro trabajo y estamos muy bien preparados para enfrentar estos casos. 

Nosotros somos Abogados de Accidentes Ahora y hemos beneficiado a más de diez mil familias latinas. Hablamos el mismo idioma que tú, hablamos español. Si tuviste un accidente, llámanos Ahora mismo al  o al 800-417-8034. La consulta es completamente gratis y en ella podrás aclarar todas tus dudas. Somos latinos como tú, estamos aquí para ganar tu caso y nada ni nadie, podrá detenernos. Mientras tú te concentras en sanar tus heridas y recuperar tu paz, nosotros nos encargamos del resto, como por ejemplo; luchar contra la compañía de seguros, presentar a los responsables ante la ley y, por supuesto, ganar para ti, la compensación económica más alta. Recuerda; ¡Si no ganas, no pagas!

, ,