Todo Lo Que Tienes Que Saber Sobre Defectos de Carros y Problemas de Seguridad, Abogados de Accidentes Ahora

Todo Lo Que Tienes Que Saber Sobre Defectos de Carros y Problemas de Seguridad

Esto es todo lo que el dueño de un carro debe saber sobre defectos relacionados con la seguridad

Es por todos sabido que, a pesar de todas las medidas de prevención, los accidentes automovilísticos siguen ocurriendo, al punto que arrebatan cerca de 38,000 vidas al año solamente en nuestro país. Diversas medidas de seguridad, tanto por parte de conductores como de autoridades, han logrado que este número disminuya cada año, pero aun así, estos accidentes siguen siendo una de las principales causas de heridas permanentes y de muerte en jóvenes menores de 30 años.

Esto sin mencionar las pérdidas económicas que provocan los accidentes de carro: implican gastos de hospitales, medicamentos, terapias, seguros, etc. Se estima que alguien que sufre un accidente gastará alrededor de $200,000. Por eso, es muy importante estar al pendiente del estado de nuestros autos, para que los carros que tengan defectos o problemas de seguridad sean sacados del mercado y no pongan en riesgo la vida de sus conductores. 

La ley que ordena el retiro del mercado de vehículos defectuosos

La Ley de Tráfico Nacional y Seguridad de Vehículos Motorizados fue creada en 1966 y le otorga a la NHTSA (National Highway Traffic Safety Administration) el poder de establecer las normas de seguridad para todo tipo de vehículos. Entonces, la NHTSA les impuso una regla a los fabricantes de vehículos en la cual se resuelve que, si un carro tiene algún defecto o problema de seguridad, debe ser retirado del mercado; además, también se les dijo que si el auto no cumple con los estándares federales, pueden hacerse acreedores a sanciones monetarias.

En general, estas medidas han sido eficientes, pues, desde entonces, se han retirado del mercado cerca de 400 millones de vehículos, entre carros, motocicletas y autobuses. A esto se le suma el retiro de al menos 154 millones de piezas defectuosas, como llantas, asientos de seguridad, bolsas de aire, entre otras. Todo esto tiene el objetivo primordial de reparar todos los defectos de seguridad y cuidar las vidas de los ciudadanos. 

Tan solo en el año 2012, la NHTSA retiró casi 18 millones de vehículos por defectos de seguridad, ya fuera por fallas en sus bolsas de aire, en el motor o en otros elementos de fábrica. Ese mismo año se tuvieron que retirar aproximadamente 10 millones de piezas y equipos de automóviles; todo esto fue debido a investigaciones que revelaron que, al menos 20 millones de vehículos se habían visto envueltos en accidentes debido a fallas y defectos de fábrica.

Entonces, ¿el carro que tengo es 100% seguro?

El hecho de que el auto que tienes no haya sido retirado del mercado, no significa necesariamente que sea 100% seguro y que cumpla al cien con todas las normas. De hecho, en la actualidad hay muchos carros en las calles que han presentado ciertos defectos, pero que no han sido retirados del mercado; esto es porque, para que la NHTSA pueda retirar un auto, necesita hacer una investigación, y para ello, tiene que ver cuántas quejas ha recibido sobre ese modelo de vehículo; si estas han sido muchas, hasta entonces puede presentar una orden de investigación.

En las investigaciones de la NHTSA, los vehículos deben cumplir requisitos mínimos de rendimiento, así como probar que los frenos, cinturones de seguridad, bolsas de aire y otras piezas esenciales para la seguridad estén en buenas condiciones. Si el carro no cumple con el Estándar Federal de Seguridad o si se encuentran defectos que ponen en riesgo la seguridad de las personas, la NHTSA ordena el retiro del vehículo, pero hay fabricantes de autos que, por no perder dinero o reputación, meten amparos que solo retrasan el momento de retirar el carro, el cual sigue vendiéndose. 

¿Cuáles son los defectos relacionados con la seguridad?

Según el Código de Seguridad de Vehículos de Estados Unidos, existen distintos tipos de defectos en un vehículo. Puede ser una mala construcción, un mal diseño de piezas, etcétera. Ahora bien, solo se le considera un defecto de seguridad cuando este pone en riesgo la vida del conductor; aquí algunos ejemplos:

  • Existe la posibilidad de un problema en el sistema de combustible, el cual podría provocar una fuga o un incendio.
  • Puede fallar el pedal del acelerador, lo cual provocaría una aceleración repentina e involuntaria.
  • Los neumáticos pueden echarse a perder y romperse, lo que causaría una pérdida de control por parte del conductor.
  • Un fallo en los componentes de dirección podría causar una repentina pérdida de control del vehículo.
  • El asiento puede fallar mientras manejas, lo cual te llevaría a perder visibilidad de manera parcial o total.
  • Si los limpiaparabrisas no funcionan bien y estás manejando con lluvia, la pérdida de visibilidad podría acarrear un accidente.  
  • Las fallas en las bolsas de aire han sido muy comunes: pueden desplegarse de la nada o, en caso de que tengas un accidente, no desplegarse en absoluto.
  • Los cinturones de seguridad pueden tener problemas en sus hebillas, lo que tendría como consecuencia que no funcionen bien y ocasionen lesiones.

Cómo informar a la NHTSA sobre un problema de seguridad en tu auto

Si crees que tu carro o una pieza del mismo puede estar defectuoso, debes informarlo a la NHTSA cuanto antes; así, si la agencia recibe informes similares de otros propietarios sobre el mismo producto, puede iniciar una investigación y, eventualmente, retirar el producto del mercado. Para presentar una queja ante NHTSA, existen tres vías diferentes pero igual de efectivas:

  1. Línea Directa: Existe un número telefónico para comunicarte con la NHTSA. En caso de tener alguna queja o reporte sobre un fallo de seguridad de tu automóvil, llama gratuitamente desde cualquier lugar de Estados Unidos. Tienen atención para personas hispanohablantes y ofrecen un número especial para personas discapacitadas; una vez que te hayas comunicado, te pedirán información sobre el problema que presenta tu carro.
  2. Sitio Web: La NHTSA tiene su propio sitio web (en inglés y en español), donde también puedes presentar tu queja. Solo entra a la página principal y selecciona “Presentar queja” en la parte de “Defectos y Retiros del Mercado”. Una vez hecho esto, tu información se almacenará en una base de datos.
  3. Correo: Otra opción es enviar una carta a las oficinas de Investigación de Defectos. En cuanto la reciban, se pondrán en contacto contigo para iniciar la recopilación de datos necesarios para presentar tu queja. 

¿Qué pasa si retiran del mercado el modelo de auto que tengo?

Cuando el proceso de retiro del vehículo termina, generalmente el fabricante se contacta con los que han comprado ese modelo y les ofrece la reparación sin costo del defecto en cuestión. Ahora que si sufriste alguna herida por culpa de ese defecto del carro, puedes presentar una demanda por falta de responsabilidad en contra del fabricante; si decides hacerlo, es importante que te asesores con algún abogado que tenga experiencia en defectos de automóviles y que haya tenido casos de éxito en contra de grandes fabricantes.

Nuestros abogados tienen un largo historial de casos en contra de grandes empresas fabricantes de carros, por lo que tenemos toda la experiencia y hemos ganado millones de dólares en compensaciones para nuestros clientes. Nuestro objetivo es lograr que el fabricante te compense adecuadamente y nosotros tenemos los recursos necesarios para luchar contra estas grandes empresas y ganarles. Así que no lo pienses más y comunícate con nosotros para agendar una consulta gratuita.